viernes, 30 de noviembre de 2018

Reseña Alfonso XII y la corona maldita, de Nieves Michavila







Hoy os traigo la reseña de un gran libro Alfonso XII y la corona maldita, ganador del Premio Hispania de Novela Histórica 2018

Si en su libro de investigación histórica «Voces desde el más allá de la historia», nos mete con datos en los entresijos del siglo XIX, con lo que respecta a su familia y su relación con las cortes de Fernando VII, Isabel II y Alfonso XII, en «Alfonso XII y la corona maldita», novela basada en el mismo, nos relata de manera novelada los entresijos de la historia, con excelente caracterización de los personajes, mostrándonos su interior, los comportamientos y vilezas de una estirpe que nada tiene de noble. Es una novela para los amantes de la historia y de la novela histórica, atrae y engancha en el momento en el que comienza la trama, la cual esconde misterios que se van desvelando durante cuatro reinados diferentes: Fernando VII, Isabel II, Amadeo I y Alfonso XII, sin olvidar la primera República. Abarca, por tanto, un periodo muy extenso de la historia de España, razón por la cual aparecen muchos personajes, también muchos datos, que te acercan a una realidad convulsa de nuestra historia.
 Los personajes te generan sentimientos encontrados; me quedo con Gertrudis Romero. Me ha llamado la atención la vileza de un personaje, no ya Fernando VII, sino el duque de Alagón.


 Vamos a meternos en materia:

Reinado Fernando VII

          Ser una mujer hermosa en la corte de Fernando VII convirtió a la bella Gertrudis en una víctima propiciatoria para los caprichos de la entrepierna del rey felón, ese gran traidor a España que fue Fernando VII. Fernando VII, hombre de muy pocas luces, a su vez, fue una marioneta sin escrúpulos del duque de Alagón, siniestro personaje, de esos que dan brillo a los suelos de los palacios, no por su brillantez si no por lo resbaladizas que son sus babas.
Fernando VII fue siempre él mismo, un cobarde y caprichoso, capaz de los peores crímenes y traiciones con tal de satisfacer sus caprichos. Nieves Michavila lo retrata con gran maestría (no pude evitar leer y releer la descripción magistral que hace de Fernando VII).


Reinado de Isabel II

Dicen que, de tal palo, tal astilla; Isabel II, no era menos Borbón que el Borbón de su padre, fiel a su dinastía, y no por ser mujer fue menos caprichosa, ni tuvo menos amantes que el rey felón, tampoco reparó en crímenes y conspiraciones para tener guapos oficiales en su lecho; entre ellos al hijo de Gertrudis, cuya paternidad del futuro rey era necesaria ocultar a toda costa, por tener  hermanos en común, y no digo bastardos, porque quienes realmente bastardos y despreciables, fueron Fernando VII e Isabel II.  Baste decir que Isabel II tuvo doce hijos, ninguno de su marido. Su marido «Paco Natillas», aceptaba y daba su apellido a los hijos de la reina; aunque no de balde...






Reinado de Alfonso XII

Tal y conforme escuché en una emisora de radio, Alfonso XII era guapo porque su padre era guapo, pero que, por desgracia, tenía un 50 % de sangre Borbón, lo cual lo hacía promiscuo como todos los de su estirpe, y en realidad, poco o nada tanía que ver con esa idílica  película encarnada  por Vicente Parra, él también fue un sembrador de bastardos reales por allá donde pasaba, y como sus predecesorores y descendientes no hizo nada que le hiciera merecer vivir a cuerpo de rey, y que si no llegó a más es por su prematura muerte. Y ahí lo dejo. 






La recomiendo a todos los amantes de la novela histórica. No fue por casualidad la ganadora del Premio Hispania de Novela Histórica 2018, sino porque es una gran novela totalmente recomendable.


Paco Arenas

¿Dónde Comprarlo?

Amazon

Casa del Libro

En las principales librerías de España




miércoles, 28 de noviembre de 2018

Bombas inteligentes


Bombas inteligentes

Dicen nuestros amados gobernantes
con sesudas consideraciones
que a mi juicio se escapan,
¿qué le vamos a hacer?
soy así de torpe,
que son bombas inteligentes,
las que siembran la tierra de cadáveres.
No debe faltarles razones
a quienes defienden el negocio de la muerte,
puesto que esas bombas
siempre matan inocentes palomas
y nunca carroñeros buitres,
mucho menos ambiciosos comisionistas.
En el desierto, esas bombas inteligentes,
solo se riega con la sangre de los inocentes,
nunca seca el agua de las piscinas,
solo las de las fuentes de los sedientos.
No, no es cuestión de mala suerte,
que una bomba te mate,
o que la onda expansiva reviente tus venas,
son bombas tan inteligentes
que nunca caen en los palacios reales,
y sí en las escuelas
o autobuses escolares;
sin embargo, vaya por Dios,
siempre de las mismas gentes,
ni un momento lo olvidemos,
son bombas inteligentes
que conocen bien el camino
que lleva a casa de los desarrapados.
No hay peligro para los traficantes,
Mucho menos para los comisionistas,
tampoco para los sumisos parlamentos
que se rasgan las vestiduras
si hay peligro de pierdan dineros
quienes en paraísos fiscales tienen las cuentas
con ensangrentados caudales.

Paco Arenas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...