miércoles, 30 de enero de 2019

Días de indecisión (poema de juventud)




Días de indecisión,
de romper cada una de las palabras,
de ser patético entre los patéticos,
de dar consejos a todas horas
«prudentes»,
sin ser capaz de aplacar esas ansias de volar
que me ordenan romper los cristales
que aprisionan mi libertad.
¡Oh, prudencia!
No molestes,
tu opinión no importa,
la verdad no has de encontrar…
¡No pienses! ¡Estúpido!
Sigue al líder sin rechistar
como un imbécil sin criterio.
No molestes, obedece,
a ti te toca callar.
No pienses, obedece,
pensar...
te hace libre,
pero te puede matar.


Yo solo quiero besarte (poema de juventud)




Es tanta la mentira, y yo aquí pensando,
mudo, sin saber que decir,
aunque las cabezas se revienten contra el asfalto,
Es todo tan difícil, podría ser tan fácil.
Los hampones se ponen traje de hombre honrado,
Los honrados, ¡ay los honrados!
Están, como yo, sí como yo,
cobardes, indolente, pasivos,
 reventándome los oídos,
viendo la sangre ante mis ojos
brotar del negro petróleo.
¿Acaso es negra la sangre?



La gente muere en la calle
y yo solo quiero abrazarte…
Aquí estoy triste y solo,
Me siento desfallecer
defraudado conmigo mismo,
viendo la gente corriendo,
huyendo de la muerte,
o encontrándola al primer tropiezo…
Contengo el aliento,
sin que mi voz salga de mis labios,
no hay peligro,
mi voz no se la llevará el viento.


Yo en silencio,
todo lo veo en el televisor,
triste por mi cobarde pasividad de televidente,
que sabe de los acontecimientos
sin alterar su mente.
Nefasto el tacto del papel moneda
que paga las voluntades
de cualquier payaso
y lo hace presidente,
títere de cabeza hueca
que ladra si su amo se lo pide.
Yo, yo solo quiero besarte…


viernes, 25 de enero de 2019

Reseñas de Magdalenas sin azúcar en Google Books, todas de 5 estrellas



Magdalenas sin azúcar continúa dándome alegrías.
Hace unas semanas publicaba algunas de las muchas valoraciones de Magdalenas sin azúcar procedentes de diversos países y publicadas en Amazon, todas con la máxima valoración: Cinco estrellas.

 Hoy voy a hacer lo mismo, pero, con las reseñas de Google Books, también todas de cinco estrellas, son muchas y podría publicarlas por separado, pero no quiero estar muy pesado, porque si sumamos reseñas en blogs literarios, en Amazon y Google, son muchas, muchas, y todas en el mismo sentido. 

A todos aquellos que os habéis molestado en perder unos minutos de vuestro tiempo en dar vuestra opinión sobre Magdalenas sin azúcar:
¡Muchas gracias! 

 Al mismo tiempo que aprovecho para animar a quien quiera hacerlo, agradeciéndolo de antemano.


Puedes leer los primeros capítulos de la novela Magdalenas sin azúcar AQUÍ

Las 12 valoraciones en Google Books:


Reseña de usuario 1

La lectura no pierde interés en ningún momento. La habilidad narrativa del autor conecta con las emociones de los lectores, involucrados en el desarrollo de los conflictos que viven los personajes, manteniéndose la tensión hasta el final.
La historia, que transcurre en el ambiente rural y abarca años de la posguerra, resulta desgarradora ante las extremadas situaciones de crueldad que se presentan, entremezclándose sentimientos de amor, venganza, ternura, ansia de libertad… Sin ser una novela histórica, retrata de forma descarnada una época a través de las vivencias de esos vencidos cuyo rastro en muchos casos es difícil recuperar, quedando apenas testimonios que no han querido borrar la memoria de sus ancestros. El autor deja que sea el lector quien descubra esas claves sutilmente entretejidas en la trama que dan respuesta al interrogante inicial: ¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?
En este ambiente de represión se debate el amor, el miedo, la ocultación, el dolor y el ansia de libertad. La autenticidad de los hechos en que se basa esta historia densa, llena de realismo y acción, infunde vida a estos personajes que luchan por poder elegir sin miedo, por vivir en paz.

Reseña de usuario 2

Magdalenas sin azúcar fue, creo, un título sugerido por una mujer. Sin duda, el mejor posible. Un gran libro, necesario, y una dura pero maravillosa lectura. Altamente recomendable, en especial para cualquier hispano y junto con el anterior Los Manuscritos de Teresa Panza. La confirmación de su autor como un gran escritor.

Reseña de usuario 3

He leído Magdalenas con azúcar en una semana. Considero que es un merecido homenaje a aquellas personas que perdieron la guerra, muchas la vida, otras tantas su libertad personal y todas ellas sus justos derechos. He disfrutado muchísimo con la lectura. La recomiendo sin duda alguna.
Reseña de usuario 4

Excelente libro, me ha gustado tanto que el primero lo compre en ebook y he pedido uno en papel firmado por gran autor Paco Arenas. Lo recomiendo encarecidamente.

Reseña de usuario 5
Me ha gustado muchísimo “Magdalenas sin azúcar” he aprendido con ella, he sentido y he vivido a los personajes como si yo estuviese dentro de la novela, el alma encogida, risas y llanto, miedo y más ganas que nunca para luchar por la libertad y por los derechos….
¡¡Una gran novela!! Muchas gracias Paco
“Hay dos tipos de personas, los que viven del sudor de su frente y los que viven del sudor de el de enfrente”

Ángeles H.

Reseña de usuario 6

Como todo el mundo, los personajes que pueblan esta novela aspiran solamente a vivir en paz, sin mentiras, ni secretos. Pero la realidad que los rodea, más que su voluntad, va a determinar su destino. Los obligará a disimular secretos terribles y a mentir hasta a los seres que les son más queridos.
El autor busca sin cesar la complicidad del lector, lo invita a tomar parte activa en una trama que se desarrolla delante de sus ojos. Lo hace compartir los miedos, los tormentos y las inseguridades de los protagonistas. Una empatía fuerte nace entre ellos. A su lado, el lector enfrentará los dramas exteriores, los conflictos interiores que los desgarran. Pero vibrará también al son de las esperanzas que los habitan.

Reseña de usuario 7

Un autor digno de leer y disfrutar de su expresión bien relatada como si estuvieras en su piel. Cada lectura de él me gusta más. Magdalenas sin azúcar debería estar en todos los hogares.

Reseña de usuario 8

Es el primer libro que leo de este autor, lo compré en la Feria de Valencia, me costó decidirme por él, puesto que iba con intención de comprar otro de una conocida escritora, al final me llevé los dos, Magdalenas sin azúcar dedicado por su autor.
Me despisto al principio el prólogo, pero conforme te vas adentrando en la lectura vas viendo que nada se deja al azar, que todo juega su papel necesario. Sus casi cuatrocientas cincuenta páginas te dejan con ganas de más, al contrario que otras que 500 páginas se agradecería que fuesen 200, esta novela es, al contrario, siempre pasa algo que provoca que desees tener ese momento de volver a cogerla. Manteniendo las intrigas, puesto que son varias, y la curiosidad hasta el final. No es necesario volver hacia atrás, pero en más de una ocasión te apetece volver, saborear esas metáforas que el autor sutilmente va deslizando para mantener la inquietud necesaria. Los temas delicados, como la homosexualidad, la infidelidad o el erotismo, nos lo hace ver desde el interior de los personajes de una manera tan natural que hace ponerte en su lugar He sido María, Miguel, Felipe, Antonia y sobre todo Clara. He llorado, he reído, he sufrido y me han entrado ganas de muchas cosas. Hacía mucho tiempo que un libro no despertaba tantas emociones en mí, como estas Magdalenas sin azúcar, tal vez Los santos inocentes. Sinceramente creo que Paco Arenas dará mucho que hablar. 

Reseña de usuario 9

Comenzar a leerlo un domingo por la tarde y ya estaba atrapada, el mismo prólogo entriga, lees y relees, porque sabes que no es una novela más. Cantas como ese jilguero que canta mal pero canta mucho para compensar. Ríes junto a Felipe, sientes la rabia de Clara, te pones en la piel de María, quieres ser Antonia, Miguel y convertirte en deseo adolescente. Eres más mujer, porque te das cuenta de que hubo un tiempo en que ser mujer era casi un pecado, y si además pensabas, todavía más. Paco Arenas me ha acercado a las historias que me contaba mi abuela Anastasia, porque esas cosas no solo han pasado en Juncos, sino en toda España, me atrevería a decir que en todo el mundo. Llama la atención la ternura que desprenden los personajes, esos momentos de intimidad, de miedos culpas e ilusiones, como cualquier escena se nos muestra como algo natural, sin que nos escandalicen. Llorar, reír, sufrir, disfrutar y ansiar llegar a casa para seguir leyendo, pocas novelas lo han conseguido, esta sí. 

Reseña de usuario 10

Magdalenas sin azúcar de Paco Arenas es una novela extraordinaria porque lo es también la historia que cuenta y sus personajes. En definitiva, son los personajes extraordinarios los que cuentan historias extraordinarias. Magdalenas sin azúcar nos traslada la desesperación, el miedo y la esperanza de los vencidos en una época de la historia de España sumergida bajo las aguas. Es difícil captar el alma de una novela en una sola frase. "Felipe pensó que la guerra había acabado, que había llegado la paz. Se equivocó, sólo llegó la victoria y con ella el verdadero dolor de los vencidos".
Una lectura muy recomendable.

Reseña de usuario 11

Magdalenas sin azúcar, es un libro que nos lleva hacía nuestro propio pasado, revivir nuestra propia vida, la de nuestros padres, sentir sus miedos, sus emociones y sentimientos, sufrir sobre nuestra propia piel la injusticia padecida por ellos; pero, también sus anhelos y esperanzas, el amor y tratado de manera tan tierna que eres capaz de enamorarte de la persona que los personajes. Incluso, el erotismo lo reviste de ternura y sensibilidad, como dice el prólogo, en todas sus formas, también la homosexualidad, que nos la muestra como algo totalmente natural, sin provocar ningún tipo de morbo. Las metáforas que esconde son extensas y comprensibles cuando has terminado el libro, porque las pistas están dosificadas de manera sutil, para que impregne ese amor a la libertad de los personajes tu propia piel, tu sentir. Me recuerda mucho a Los santos inocentes, pero también a La voz dormida.
Es diferente, yo no entiendo, pero creo que es una gran novela difícil de catalogar, puesto que tiene todo y todo te provoca sensaciones intensas. 

Reseña de usuario 12

Pocas veces una novela me había atrapado tanto como Magdalenas sin azúcar.
Casi desde la primera página nos envuelve en el mundo interior de sus protagonistas, vemos con sus ojos, reímos o lloramos con María o Felipe, sentimos la rabia de Clara, nos enamoramos como Miguel o Antonia. Nos traslada a un pasado con heridas que supuran todavía, cuando deberían estar cerradas y curadas. Heridas que deben cerrarse con la dignidad que merecen las víctimas. Novela muy recomendable para quienes realmente quieran sentir las emociones, tan duras en momentos como llenas de una ternura infinita, de los personajes. Especialmente extraordinaria y natural la forma de tratar este autor el tema de la homosexualidad y el erotismo. Y a la vez conocer la verdad y miedos de los vencidos, no solo en la guerra incivil española, sino en todas las guerras, y ello nos ayude preguntarnos sobre el amor y la libertad en la profundidad que merecen.  

DISPONIBILIDAD: En cualquier librería de España a través de Azeta distribución, y de Gandhi en México.   En portales de Internet: Amazon 

Puedes leer los primeros capítulos de la novela Magdalenas sin azúcar AQUÍ
o a través del correo electronico:
 fmarenas@hotmail.com
Muchas gracias a todos. 

domingo, 20 de enero de 2019

Magdalenas sin azúcar, reseña de la escritora Nuria Espert Más




En el día de hoy me ha llegado una nueva reseña, en esta ocasión de la escritora Nuria Espert* Más, a la cual me siento muy agradecido:

Magdalenas sin azúcar de Paco Arenas.

Os recomiendo, si os gustan las novelas sobre la guerra civil española, este libro.

Habla de un período de nuestra historia condenable y triste.

Habla de la guerra, de la represión que perpetúa su dolor.

Una guerra que podría ser cualquier guerra, los abusos de un bando que podría ser cualquiera bando, pero que por resultar tan cercanos duelen más.

Una guerra saca lo peor del ser humano, nos divide no en facciones sino en buenos y malos porque ante la adversidad, como muy bien refleja Paco Arenas, hay quien se crece y se solidariza, comparte y arriesga; y hay quien abusa, se regodea en la crueldad, humilla y maltrata, convirtiéndose en el monstruo que quizás nunca se hubiera imaginado ser.

Y todo esto el autor lo hace a través de personajes que a veces nos abren las puertas de su intimidad y otras se alejan, formando parte de una crónica histórica que denuncia y nos reclama para que la memoria no olvide a los que no deben ser olvidados.

Puedes leer los primeros capítulos de la novela Magdalenas sin azúcar AQUÍ


Magdalenas sin azúcar está disponible



En cualquier librería citando nombre del libro y autor,
la distribuidora es Azeta,

A través de autor, si lo quieres dedicado

fmlarenas@hotmail.com




*Nuria Espert MásProfesora, especialista en Ciencias Sociales y Logopedia. Trabaja en un colegio, ayudando a niños con problemas de comunicación oral y escrita. Siempre que tiene oportunidad les cuenta cuentos, pues cree que es fundamental que crezcan rodeados de buenas historias. Hace ya un tiempo, de «cuentacuentos» pasó a escribir. Ahora intenta atrapar la vida y dibujarla con las palabras.

Se puede visitar su blog en el siguiente enlace:



viernes, 18 de enero de 2019

Filosofía de un desertor del arado: Vive, sueña, lucha, ama, lee, escribe, vive otra vez, y escribe todo, como si arases la tierra...

Pintura de Michelle Ranta


Vive, sueña, lucha, ama, lee, escribe, vive otra vez, y escribe todo, como si arases la tierra, con amor, para que así germine la semilla.

Vivir, siempre vivir, caminando con un objetivo cierto, o a la aventura. Pero siempre vivir, besando hasta el último suspiro, abrazando hasta el penúltimo esfuerzo, el último siempre debe ser para intentar seguir viviendo.

Sueña, siempre sueña, sueña por soñar, sueña; pero nunca te olvides que los sueños, sueños son, y en eso se quedan sino luchas por hacerlos realidad, y sobre todo, que los sueños más hermosos, son siempre los compartidos, mucho más hermosos si son colectivos.

Luchar, siempre luchar, incluso contra nosotros mismos si es preciso. Luchar contra injusticia y la tiranía, contra la intolerancia, también contra la sumisión, que es todavía peor que la cobardía. Tener miedo no es de cobardes, si no te rindes, la cobardía es aceptad como irremediable la derrota sin presentar batalla.

Amar, siempre amar, hasta el último orgasmo y mucho más allá, pues los orgasmos se acaban y el amor queda hasta después del último viaje. Amar, siempre amar, comenzando por uno mismo, de manera generosa, también egoísta. El amor comienza en ti, y vuelve a ti si lo derramas. Ama, siempre ama.

Piensa, siempre piensa, no lo que te digan que pienses, no lo que diga «tu líder», sino lo que te dicte el corazón, nunca las vísceras, las vísceras todo lo convierten en mierda. Piensa, siempre piensa, no en la forma de conseguir dinero, cuando te mueres no lo necesitas, sino en la manera de ser feliz. Piensa y camina, se peripatético, pensando se avanza, nunca dejes de caminar, nunca dejes de pensar, cuestiona todo, sé incomodo, piensa. Proponte subir escaleras, no para llegar a una meta, sino para caminar, piensa, camina.

Sé, si quieres, patriota, pero que tu patria no se limite a un trozo de tela en el balcón, a un territorio y sus fronteras, la patria no es eso, la patria son las gentes que pisan, suden, viven, trabajan, sueña, aman y luchan por esa tierra que pisan, mucho más allá de sus fronteras, quien se limita al ellas y desprecia al forastero, no es un patriota, es solo eso, nada, un trozo de trapo que con el sol pierde su color y lo que es más importante, su esencia. Y, sobre todo, no derrames ni una sola gota de tu sangre por un rey, él es mucho menos importante que tú, tú eres importante, vives, sueñas, trabajas, luchas, él es un parásito que vive de tu trabajo, que te roba tus sueños y tu sudor, y que, siendo la pieza más inútil e innecesaria, come cuando a tus hijos les falta el pan en la boca.

Ser felices, salud para todos y si es posible vivamos, escribamos, luchemos la República de las personas de todo el mundo, sin distinción de razas...Y a ser posible comienza por la República independiente de tu casa y viviendo, amando, soñando y luchando logres el sueño colectivo de la libertad.

Lee, siempre lee, no te quedes solo con la palabra que se lleva el viento, lee, como algo tan útil como el comer, y algo tan necesario como el cagar. Lee, lee siempre, para aprender, o desaprender, para pensar o para dejar de pensar, para viajar o tumbarte en la cama, lee, siempre lee, y si es posible, también escribe, sí escribe.

Y tú, que escribes, piensa que todo lo anterior es más importante que escribir, no obstante, escribe, siempre escribe, sabiendo que ni nuestras palabras nos pertenecen sino tienen como propósito nuestra felicidad y, tan importante como la nuestra, las de los demás, sin miedo y sin complejos, derramemos la tinta Hasta la última gota. Escribe sabiendo que la palabra es el arma más poderosa contra la injusticia, haz que cada palabra, no sea solo bella, hazla, sí, hazla herramienta de liberación, ponla al servicio, no del quien te pague, te convertirías en un mercenario, sino de aquel que no los pueda pagar. Se libre.


Paco Arenas


Mis libros:

Magdalenas sin azúcar

Los manuscritos de Teresa Panza

Caricias rotas

Esperando la lluvia-Cuentos al calor de la lumbre

martes, 1 de enero de 2019

Buenos deseos para el 2019 y venideros.



Mi primer deseo es para desear que ninguna persona,  que ningún niño, que ninguna mujer sienta miedo a ir solo o sola por la calle, por donde quiera, de día o de noche, ni sea víctima de la violencia, ya son demasiadas las lágrimas derramadas por la violencia machista y otras violencias adyacentes y en algunos casos consentidas o disculpad as por algunos sectores de la sociedad y de quienes tienen la potestad de juzgar a los culpables,  no más manadas ni jueces cómplices.

Mis primeras esperanzas es que nadie tenga que derramar una sola lágrima sino es de alegría. 

Sueño, quiero y deseo que mis hijos vivan en un país que sea plenamente democrático, donde la tolerancia sea la regla y no la excepción.  Ojalá este 2019 sea el inicio y el final de esa transición necesaria hacia una democracia de verdad en la que quepamos todos, y nadie sea encarcelado ni por contar un chiste, ni tampoco por poner urnas. Y sean  las urnas quienes dictaminan el futuro de las tierras y sus gentes y no jueces prevaricadores. Que sea las gentes dueñas de su destino y puedan elegir desde el alcalde de mi pequeño pueblo manchego  del sur de Castilla, hasta la jefatura del Estado, pues lo contrario no es ni justo ni mucho menos democrático.  Y que estos mismos deseos que tengo para las Tierras de España,  se cumplan también en todas las Tierras del mundo,  especialmente en ese país en el que tantos amigos tengo, Puerto Rico.

Me gustaría que jamás nadie tenga que abandonar su tierra en contra de su voluntad, y si  esto ocurriera, que a donde llegue le traten como quienes los reciben quisieran que fueran tratados sus hijos o ellos mismos.

Nadie debe ser desterrado de ningún sitio. Si alguien o algo merece el destierro son esas personas o ideas que  se dedican al sembrar  odio entre los españoles o contra los extranjeros,  nadie es mejor o peor por haber nacido en un lugar u otro, quien piense que por ser español es mejor , es un imbécil integral,  y quien piense que amar a una bandera es lo que convierte a una persona en patriota,  tanto de lo mismo.

Por tanto, mis mejores deseos  para todas las personas que sueñan y luchan, no sólo por un futuro mejor para España,  sino por un futuro mejor para el mundo entero sin distinción de raza o nacionalidad. 

Libertad, Justicia, Igualdad, Fraternidad y amor para todo el mundo, y, por supuesto para España..., donde no haya dos sin tres, y seamos por fin ciudadanos libres de una República.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...