sábado, 8 de agosto de 2020

Sancho sobre los reyes: «pájaro más inútil que un rey, en ningún barbecho crecerá»

 

Sancho sobre los reyes: «pájaro más inútil que un rey, en ningún barbecho crecerá»

Sancho sobre los reyes:    «pájaro más inútil que un rey, en ningún barbecho crecerá»

 


—¿Qué te altera amigo Sancho?

—Dicen, don Alonso, a mi no me haga caso, que el rey se ausenta, con los dineros y sin rendir cuentas…

—Ya lo dijo el buen Rodrigo Díaz de Vivar, aquel caballero castellano de sin par bravura: «Muchos daños han venido por los reyes que se ausentan».

—Vuestra merced sabe que a mi no me importa, que se huya o que no, si se fuera desnudo, o se quedara con lo que se lleva, y si no es suyo, rinda cuentas y devuelva lo que no le pertenezca.

—Oh, Sancho, son cosas privadas, cosas del pasado…

—Don Alonso, si yo ahora le robo a Rocinante, o ese cuero de vino que tanto en estima tiene. Cuando vuestra merced me lo reclame, ya serán cosas del pasado, y el cuero y el caballo, si están en mi casa, según esa razón, serán míos…

—Grandes verdades dices, amigo Sancho, pero los reyes son inviolables ante la ley, no pueden ser juzgados salvo por Dios y su corte celestial…  

—No me toque vuestra merced los bemoles, que me cuelgan ya más de la cuenta y la lanza no mira para arriba desde que soy abuelo. Siempre me dijo vuestra merced, que quien la hace la debe pagar, y quien rompe virgo debe asumir la preñez de sus actos.

—No te alteres, que llevas razón, ¿pero no querrás que los gañanes habitéis palacios en lugar de los reyes?

—Ahora sí que sí, querido don Alonso, bien sabe vuestra merced, que no es cierto que los pobres ocupemos palacios, ni aspiremos a ello. Mas tendrá que estar de acuerdo vuestra merced, que los gañanes somos mucho más sustanciales que los reyes, porque esos sí que no sirven para nada. Pájaro más inútil que un rey en ningún barbecho crecerá, hasta la grama tiene más provecho que ellos, al menos sirve de alimento para los borregos. Y eso, y disculpe su merced, bien pagados sí que están.

—Y tanto, amigo Sancho, están muy bien pagados y además mantenidos a cuerpo de rey, sin dar un palo al agua, eso es verdad…

—Y a pesar de ello, nos roban a quienes les damos de comer.

—Gran verdad es, es lo que tiene ser inviolable ante la ley, que pueden robar, abusar de doncellas, o matar, con total impunidad, ya te dicho que ellos, responden sólo ante la Corte Celestial.

—Entonces…, si nos roban, ¿esperamos a que se mueran para que los juzgue Dios, que siempre anda ausente?

—Deberían pagar sus culpas ante sus vasallos, porque el rey que oculta la verdad o miente a su pueblo, no merece ser ni rey ni otorgarle el mérito que no tiene.

—No contentos, don Alonso, nos llaman plebeyos y gañanes. No se ofenda, si le digo que mejor darles una patada en sus inútiles posaderas y echarlos de los palacios, y en su lugar, meter a los sabios, para que enseñen a los hijos de los gañanes a ser hombres de provecho, ya que quienes los habitan, no dan ni provecho ni beneficio, ni a España, ni a quienes los mantenemos.

—Grandes verdades dices, amigo Sancho, el comportamiento de los reyes y sus secuaces, hasta las piedras hacen enojar.

—Yo, que soy un humilde labrador, no quito ni pongo rey, pero  cavilo que quienes mantenemos a los reyes y sus familias, los gañanes y plebeyos, como ellos nos llaman, ya que son nuestros mantenidos, deberíamos decidir si queremos o no queremos rey...   ¿Vale?

—¡Vale! Vale, amigo Sancho,  quien paga  o mantiene, es quien debe decidir.

Y de esto no echéis la culpa a Cervantes, que lo ha escrito alguien con menos genialidad, un tal Paco Arenas ¿Vale?

©Paco Arenas, autor de Magdalenas sin azúcar. Novela recomendada por catedráticos de literatura e historia. 

4 comentarios:

  1. Sesudo e bien certero es el diálogo quijotesco. Resultonos a la postre que el rey hizo bueno a Sancho en su apego a los terrenales bienes.
    Lanzo mi adarga sobre la mar ocèana, a ver si le pincho un glúteo a tamaño bribón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier, ningún rey está a la altura del buen Sancho.

      Eliminar
  2. Genial,que hermosa forma de unir el ayer,con el presente,de intercalar realidades y ponerlas en boca de dos grandes personajes,con Don Quijote y Sancho,Bendiciones y éxitos hoy,mañana y siempre amigo,saludos desde Boston.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias querida amiga Carmen Laura por su comentario. Un fuerte abrazo desde la Mancha hasta Boston.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...