domingo, 30 de diciembre de 2018

«Quien no suda el pan que se come, no sufre el hambre del menesteroso» La reunión de don Quijote, con el cura, el bachiller y el barbero



Por fin, Sancho había aprendido a leer, uno de sus sueños, ya no soñaba con volver a cabalgar junto a su amo a pesar de que las cosas se estaban poniendo feas. El rey, en plena temporada de siega, reclutó a Sancho para llevárselo a luchar para defender sus derechos, que no los derechos de España, muriendo, como tantos otros, en una guerra que no era suya. No suficiente con ello el marqués le exigió el arriendo, y el convento el diezmo, eso después de quedar parte de la siembra si segar, y parte de la mies dejada perder en la era por falta de manos para trabajarla. Denunció el convento y el marqués, no pudo pagar Sancho y por ello raptaron a Sancha, su hija, que no había cumplido las dieciséis primaveras, para disfrute de la tropa.  No era el único afectado, un hijo del barbero también había muerto en la guerra, de dos sobrinos del bachiller, nadie sabía nada. El hambre era la única que reinaba en aquel lugar de la Mancha. La idea partió de don Quijote, ya enfermo y cansado; pero, con ganas de luchar contra la injusticia. A barbero, bachiller y cura, citó el caballero en casa del más afectado, del pobre Sancho, y a ella acudieron todos dispuestos a comenzar una nueva guerra de comunidades.


Por fin, Sancho había aprendido a leer, uno de sus sueños, ya no soñaba con volver a cabalgar junto a su amo a pesar de que las cosas se estaban poniendo feas. El rey, en plena temporada de siega, reclutó a Sancho para llevárselo a luchar para defender sus derechos, que no los derechos de España, muriendo, como tantos otros, en una guerra que no era suya. No suficiente con ello el marqués le exigió el arriendo, y el convento el diezmo, eso después de quedar parte de la siembra si segar, y parte de la mies dejada perder en la era por falta de manos para trabajarla. Denunció el convento y el marqués, no pudo pagar Sancho y por ello raptaron a Sancha, su hija, que no había cumplido las dieciséis primaveras, para disfrute de la tropa.  No era el único afectado, un hijo del barbero también había muerto en la guerra, de dos sobrinos del bachiller, nadie sabía nada. El hambre era la única que reinaba en aquel lugar de la Mancha. La idea partió de don Quijote, ya enfermo y cansado; pero, con ganas de luchar contra la injusticia. A barbero, bachiller y cura, citó el caballero en casa del más afectado, del pobre Sancho, y a ella acudieron todos dispuestos a comenzar una nueva guerra de comunidades.

Estaban sentados ante la mesa el canónigo y don Quijote, y de pie, por estar en su casa y estar cuidando unas collejas con ajos, Sancho. Aprovecho don quijote que esa tarde las mujeres estaban de novena por sus hijos y maridos jóvenes muertos en la guerra.

—Quien no suda el pan que se come —comenzó don Quijote—, no sufre el hambre del menesteroso.

—Vuestra merced me enseñó a leer, y al pie de sus flacos dedos aprendí mucho, y de sus sabios consejos creí conocer el mundo y la dignidad de sus gentes...

—Así es, pero debemos salir de nuevo, juntos fuimos más de dos, y ahora, con todos vuestros conocimientos, sabiendo la condición y razón de los poderosos y de los menesterosos, seremos más de cuatro, es preciso cambiar el mundo..., no como caballeros andantes, sino como los comuneros de Castilla...—dudo don Quijote —. No ha habido caballeros andantes, puesto que inclinaron su cerviz ante reyes y poderosos, y no se doblaron la espalda ayudando al menesteroso contra sus abusos...

—¡Acabemos! —Exclamó Sancho agarrando la bota de vino y echando un buen trago —Paréceme, señor hidalgo, que la plática de vuestra merced se ha encaminado a querer darme a entender que no ha habido caballeros andantes en el mundo, ni reyes honrados y que todos los libros de caballerías son falsos, mentirosos, dañadores e inútiles para la república, habiendo hecho mal en leerlos, y peor en creerlos, y más mal en imitarlos, habiéndome puesto a seguir la durísima profesión de la caballería andante, que ellos enseñan, negándome que no ha habido en el mundo Amadises, ni de Gaula ni de Grecia, ni todos los otros caballeros de que las escrituras están llenas.

—Todo es al pie de la letra como vuestra merced lo va relatando —dijo a esta sazón el canónigo, que había permanecido en silencio, y que sin hábitos parecía un labriego más —.  ¿Acaso su majestad al declarar la guerra piensa en el hambre que provoca?

—¿Me lo ha de decir a mí, que por culpa del rey he perdido las manos de mi hijo, y por no poder pagar ni el diezmo al convento, ni el arriendo al señor, a mi hija se la han llevado para disfrute de la tropa y deshonra mía? —Se lamentó Sancho.

—Por ello debemos ponernos en marcha —remarcó el canónigo, sacando una daga oculta bajo la faja.

—¿Acaso todas vuestras enseñanzas de lealtad al rey y al noble han sido vanas? —Se dirigió al barbero, que terminaba de llegar, y a don Quijote Sancho.

—No, por Dios, que el primer engañado fui yo —asintió el caballero bajando la cabeza —. NO sabía lo que ahora he visto.  Quien no suda el pan que se come, no sufre el hambre del menesteroso.  No solo los caballeros andantes deben remediar el mal que los reyes con sus caprichos provocan, son y deben ser más importante para la patria, para nuestra república, que llegue el pan a la boca del hambriento que el llenar las arcas de nuestro rey, que bien sabemos lo poco que le importa lo que a sus súbditos les afecta, nos roba el pan, los mozos y nos exige el pago, y si no podemos nos roba la honra de nuestras mujeres..., bien lo sabéis amigo Sancho.

—Y Vos señor bachiller, ¿también levantareis vuestra espada contra los designios de su católica majestad? ¿Vos que le jurasteis lealtad eterna? —Pregunto Sancho al bachiller, al verlo entrar por la puerta con la espada desenvainada, también vestido de rustico.

— No me guía otra razón que hacer grande nuestra república…, y para ello, es preciso levantarse contra quienes llenan de estiércol su nombre —contestó sonriendo el bachiller —. Y ya sabéis buen Sancho, que mi brazo y mi espada se iguala a la de los grandes caballeros de la antigüedad...

—Que tiemblen los cimientos de los palacios y sobre sus escombros se construya la República —por fin pareció asentir Sancho.



El molino de Pinarejo


Cuentan, y yo lo conocí, que hubo un molino que parecía un gigante, alrededor del cual todos los novios bailaban su primer baile, lo cual yo no lo recuerdo; aunque, alguna foto es testimonio de tales danzas nupciales. Lo que si puedo asegurar es que muchos de mis juegos infantiles trascurrieron subiendo por las paredes del desvencijado viejo molino de Pinarejo hasta la parte más alta de sus ruinas.
Cierto día, me caí de lo alto y me hice un buen chichón, perdiendo el conocimiento, si es que algún día tuve alguno. Cuando desperté mi mayor preocupación no era el chichón, sino la zapatilla de mi madre si llegaba a enterarse, y eso, a pesar de que nunca me medió las nalgas con ese contundente artilugio de servía para entrar en razón a la chiquillería. El chichón quedó oculto por mi pelo, el dolor me duró mucho tiempo, el temor a que mi madre se enterase más.
El actual molino, es un edificio decorativo que jamás ha molido ni media, ni ninguna fanega de trigo ni de nada. Sus aspas, ni el viento las mueve, tampoco bailan los novios en torno a él, pero que "bonico" está el molino de Pinarejo.
Paco Arenas
Foto de Zascandileando.

jueves, 27 de diciembre de 2018

Luna llena sobre Cuenca



A medida que caminas intentas imaginar aquel viejo puente gótico por el cual trotaban hasta caballos con sus jinetes, carretas tiradas por mulas o bueyes, ahora solo turistas despistados que huyen del sol estival del mediodía, que buscan la foto del icono que algún despistado todavía llama casas «colgantes».   Cual barbaros del norte arrasaran las tiendas buscando el «suvenir», que al igual que los locutores de la televisión, en su estúpida ignorancia, llamaran manchego. No es sobre las tierras de la Mancha donde se yergue la «Mesopotamia» de Castilla, que es en tierra serrana, sin que por ello menosprecie a la comarca hermana de la Mancha. Dicen que, también hubo un día en el que anidaron golondrinas, y que hacían sus nidos durmiendo con placidez a su sombra, ahora, a no ser que estuvieran sordas...

Ahora, en el invierno, hasta la noche se vestirá de blanco, pero ya, ni caballos, ni las trepadoras cabras caminaran por el Puente de San Pablo, dando la espalda a lo que ahora es un lujoso establecimiento hostelero.   
Cuenca, siempre Cuenca.

Paco Arenas

Mis libros:

Magdalenas sin azúcar

Los manuscritos de Teresa Panza

Caricias rotas

Esperando la lluvia-Cuentos al calor de la lumbre

martes, 4 de diciembre de 2018

Magdalenas sin azúcar, traducida al francés



Hace un par de semanas recibí, (mientras firmaba libros en la Feria del Libro de Valencia), una tentadora propuesta de cuatro mujeres. Traducir al francés Magdalenas sin azúcar. No es preciso decir que desde ese mismo instante, los libros que firmé los dediqué con pulso tembloroso, hasta el punto de que un anciano con Parkinson hubiese tenido el pulso mucho más firme que yo. No era para menos, la propuesta era, ni más ni menos, que traducir la novela al francés. 

Me quedé incapaz de reaccionar, más cuando un par de horas después recibí la propuesta de viva voz, por parte de Susana Alfaro, profesora de lengua y literatura hispano-americana en Besanzon, que dos días antes escribió una bella reseña que me llegó muy dentro y que está en este blog 




DISPONIBILIDAD: En cualquier librería de España a través de Azeta distribución, y de Gandhi en México.   En portales de Internet: Amazon 
Reseña de Yurinis Prieto- Kairos Traductions

Magdalenas sin azúcar (2018) nos está moviendo el piso. Una vez que pisamos la puerta de su primer capítulo no podemos soltarla hasta cerrar la contratapa con el corazón palpitando de emoción, tristes pero contentos de vivir una aventura narrativa estremecedora. La agilidad y la maestría narrativa de este escritor nos deja insomnes. Los acontecimientos son vividos por personajes de carne y hueso que luchan hasta perder sus últimas fuerzas sin que se les escape la esperanza de conquistar sus sueños. A pesar de la dureza de los hechos, el narrador nos deja entrever la ternura por sus personajes pero también la fuerza con la que los ha esculpido."Toda memoria enamorada tiene sus magdalenas", pero la memoria que evoca las magdalenas de esta historia es la de los vencidos. Son Magdalenas sin azúcar.
Muchas gracias Yurinis Prieto

domingo, 2 de diciembre de 2018

Tantas personas no pueden estar equivocadas (Algunas de las muchas valoraciones de Magdalenas sin azúcar, todas de cinco estrellas)


Son muchas las opiniones en Amazon, no solo en España, sino también en Francia y Puerto Rico y Estados Unidos , en Google Books, valoraciones en Facebook, especialmente en el Grupo Lectores de Magdalenas sin azúcar y reseñas en distintos blogs literarios, algunas escritas por excelentes escritores, en distintas lenguas y de distintos países.

  Aquí una pequeña muestra de opiniones en Amazon, todas ellas con acceso directo a la opinión en cuestión:


 DISPONIBILIDAD: En cualquier librería de España a través de Azeta distribución, y de Gandhi en México.   En portales de Internet: Amazon 
Facebook de Paco Arenas

España



12 de abril de 2018
Formato: Versión KindleCompra verificada


A 5 personas les ha parecido esto útil

A 5 personas les ha parecido esto útil





12 de abril de 2018
Un libro agradable de leer, ameno y con un tema de fondo que te engancha desde el primer momento a la lectura


A 3 personas les ha parecido esto útil



Comentar Informar de un abuso
22 de noviembre de 2018
Acabo de terminar de leerme este libro y no, no sólo es maravilloso, yo diría que es IM-PRES-CIN-DI-BLE. En todos los aspectos, amor, política, memoria, familia, alegría-tristeza, impotencia ante las injusticias. Tiene, entre otras, una frase que a mi me ha llegado al alma "en España, después de la guerra civil, no hubo paz, hubo victoria".
Me ha encantado.


A una persona le ha parecido esto útil



Comentar Informar de un abuso
14 de octubre de 2018
Maravillosa novela . Me han enganchado desde el primer momento , te transmite el sentimiento de los personajes tan bien que lo vives en primera persona , sobre todo el sentimiento de miedo . Enhorabuena Paco Arenas .


A una persona le ha parecido esto útil



Comentar Informar de un abuso
23 de julio de 2018
Una novela que se te clava en el alma. Es un buen trabajo muy documentado. Que no se borre la voz


A una persona le ha parecido esto útil


14 de mayo de 2018
Una novela de Paco Arenas que engancha desde el primer momento,de muy fácil lectura, que te transporta a la epoca y en la que enseguida formas parte de sus personajes... muy recomendable.


A una persona le ha parecido esto útil


22 de abril de 2018
Un buen libro te hace estar siempre en suspense y te trasladas al lugar me está gustando mucho y eso k solo he empezado muy integrante


A una persona le ha parecido esto útil


29 de noviembre de 2018
Os recomiendo, si os gustan las novelas sobre la guerra civil española, este libro.
Habla de un período de nuestra historia condenable y triste.
Habla de la guerra, de la represión que perpetúa su dolor.
Una guerra que podría ser cualquier guerra, los abusos de un bando que podría ser cualquiera bando, pero que por resultar tan cercanos duelen más.
Una guerra saca lo peor del ser humano, nos divide no en facciones sino en buenos y malos porque ante la adversidad, como muy bien refleja Paco Arenas, hay quien se crece y se solidariza, comparte y arriesga; y hay quien abusa, se regodea en la crueldad, humilla y maltrata, convirtiéndose en el monstruo que quizás nunca se hubiera imaginado ser.
Y todo esto el autor lo hace a través de personajes que a veces nos abren las puertas de su intimidad y otras se alejan, formando parte de una crónica histórica que denuncia y nos reclama para que la memoria no olvide a los que no deben ser olvidados.


A una persona le ha parecido esto útil



Comentar Informar de un abuso
10 de abril de 2018
Soy de la provincia según lo leía escuchó a las personas mayores me ha transportado a la época. Un libro de muy fácil lectura con palabras muy interesantes.


A 2 personas les ha parecido esto útil



Comentar Informar de un abuso
7 de octubre de 2018
Muy recomendable para todo aquel que quiera disfrutar de un buen libro que consigue atraparte desde su primera página.
Una descripción de personajes tan magistral que te hace identificarte con ellos. Te emociona, te hace reír y te hace pensar.
¡Me ha encantado!


A una persona le ha parecido esto útil



Francia


30 avril 2018
MAGDALENAS SIN AZÚCAR
Paco ARENAS, écrivain espagnol



Les trois premières pages nous frappent de plein fouet : on est déjà au cœur et à la fin du roman.
On a l’impression que tout a été dit, et c’est le cas.
Le lecteur devra les relire à fur et à mesure que les personnages apparaissent, se dessinent et nous éblouissent.
Il est vrai que c’est le tableau d’une période douloureuse d’Espagne mais bientôt on se rend compte que tel un « GUERNICA » ce livre dépasse son époque et les frontières car c’est l’histoire de tous les vaincus de la terre, de leurs souffrances, de leurs défaites. Très vite on pense à « Martin Fierro », « ,Los de abajo » et même au colonel Buendía  dans sa défaite.
En tant que lecteur, on va de surprise en surprise .Devant nous  surgissent  une multitude d’histoires tissées de manière subtile. On est confrontés aux horreurs de la guerre  et à tous les travers humains qu’elle engendre : mais l’auteur ne tombe jamais ni dans la facilité ni dans le cliché.

On termine submergé par une profonde tristesse mais aussi par une profonde admiration pour ces personnages qui ,à partir d’un petit fil  vont retisser le drapeau symbole des rêves qui ne mourront jamais.

Susana Alfaro / Professeur Agrégé d’ESPAGNOL/Besançon/France)
ALFARO Susana Professeur Agrégeé d'Espanol France

Puerto Rico y Estados Unidos


Customer reviews

5.0 out of 5 stars
2

Magdalenas sin azúcar (Spanish Edition)
Format: Kindle EditionChange
Price:$4.61


April 30, 2018
This is an amazing book. You fall in love with the characters; experiencing their happiness, love, sadness, pain and suffering. It takes you to one of the darkest and deadly period in Spain; when there was no freedom and you are living in borrow time.

April 17, 2018
Great story. Couldn't put the book down. The sense of empathy with the characters puts you in the center of the story. Makes you share their fears, impotence, anger and ultimately love for their land and each other.

Esta opinión de Roberto Torres está realizada desde Boston-Massachusetts- Estados Unidos, pero ha sido realizada en en Amazon.es,
el 7 de diciembre de 2018
Formato: Tapa blanda

Desde la primera página esta novela agarra la atención. Donde la ternura, la represión política, el amor y la libertad se entremezclan magistralmente durante la posguerra Española en una región rural.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...