miércoles, 13 de febrero de 2019

24 de enero de 1977


La vieja maleta de cartón da para mucho, este poema de juventud lo escribí en el 6º aniversario de la matanza de Atocha.


No pasaría nada
si yo confiara,
pero no confío,
siendo que la herida está abierta
y todavía
mana sangre a borbotones, sin delicadeza.
Es la oscuridad entrelazada
la que lanza sus proclamas
en el silencio de la noche,
con tiros de pistolas bendecidas.

No pasaría nada
si yo confiara,
pero no confió,
siendo que la herida está abierta
y la locura la que riega de sangre las aceras
en días de risas apagadas,
sin otras luces
que no sean las de cuatro velas
alumbrando el féretro
 de eso que llaman patria.
Cuarenta años no  son nada...

24 de enero de 1983

sábado, 2 de febrero de 2019

La pluma como arma transformadora de la sociedad... ¿existen los escritores comprometidos?




Durante dos días estaré ausente, o casi, asistiré al Salón del autor 360º. El año pasado me gustó mucho. Sinceramente considero que es una gran iniciativa, que además han llevado a cabo amigos míos, a los cuales aprecio mucho, y pienso que todo escritor debería asistir, vale la pena.

En el Salón del autor 360º tratan temas muy interesantes para los autores, con ponentes de gran talla literaria, baste decir como Santiago Posteguillo o Rosario Raro, a ambos los escuché el año pasado y realmente fue un placer escucharlos.

En el Salón del autor 360º se tratan casi todos los temas relacionados con la literatura, incluida la promoción, edición, agentes literarios, asuntos jurídicos...

Se habla de poesía, de novela ensayo..., de casi todo, repito, de casi todo; pero, hay algo que eché en falta el año pasado, que echaré en falta este año, y que siempre se habría tratado hace unos años: el compromiso social del escritor. No está de moda expresar opiniones incomodas, resta en ventas, lo que importan son las ventas. Hay escritores que se "mojan" en las cuestiones peliagudas, pero muy pocos, la mayoría de autores y editoriales. Unos y otros renuncian al poder transformador de la pluma, algo que antes no ocurría. Pienso que están equivocados, no creo que le vaya tan mal a Almudena Grandes, para mí la mejor escritora de habla hispana de la actualidad…

Almudena Grandes es una persona comprometida que dice lo que piensa. Yo no es que pretenda compararme con ella, ya me gustaría. NO se trata de hacer literatura "ideológica", sería estúpido por parte de cualquier escritor, los escritores deben hacer literatura creativa, lo cual no quiere decir que deban renunciar al compromiso transformador por no molestar y así atraer a un mayor número de lectores. Todos los escritores deberían o deberíamos tener ese compromiso de lucha, utilizar la pluma o el teclado como arma, como espada contra la injusticia. NO podemos callarnos por miedo a dejar de vender un libro, callar ante la injusticia nos convierte en cómplices de la misma.

Claro que me gustaría que mis libros los leyese gente de todas las ideologías, no hay ningún impedimento para ello. Mis libros están escritos para todo tipo de personas, si los escribiese de otro modo, serían panfletos, y de eso es de lo que debe huir todo escritor. Podría poner como ejemplo Los manuscritos de Teresa Panza, alabados por personas de distintas ideologías, el tema suscita interés, lleva mucha más crítica social que Magdalenas sin azúcar, sin embargo, mientras que el primero resulta fácil que llegue a todo tipo de público, sin que perciban siquiera esa crítica social, el segundo, con el que he tenido exquisito cuidado en huir de cualquier atisbo ideológico, por el tema que trata, son muchos quienes jamás la leerán.

Dicho lo cual, sin caer en el panfleto y llevando a cabo una creación literaria de calidad e inteligente (no digo con esto que la mía sea de calidad y mucho menos que yo sea inteligente, si lo fuese, haría lo que hacen la mayoría, callar) se puede utilizar dicha creación literaria como arma al servicio de la gente que realmente necesita ser escuchada.
Sería ideal, para la edición del año próximo tuvieran en cuenta esta propuesta que, desde aquí, ahora, y mañana en el acto les comunicaré. A mucho más fantástico que los escritores alzaran su palabra no solo a la hora de escribir novelas o poesías contra la injusticia, también que esa fuerza transformadora sea incómoda por encima de cuestiones mercantilistas.

Paco Arenas

Mis libros:

Magdalenas sin azúcar

Los manuscritos de Teresa Panza

Caricias rotas

Esperando la lluvia-Cuentos al calor de la lumbre

miércoles, 30 de enero de 2019

Días de indecisión (poema de juventud)




Días de indecisión,
de romper cada una de las palabras,
de ser patético entre los patéticos,
de dar consejos a todas horas
«prudentes»,
sin ser capaz de aplacar esas ansias de volar
que me ordenan romper los cristales
que aprisionan mi libertad.
¡Oh, prudencia!
No molestes,
tu opinión no importa,
la verdad no has de encontrar…
¡No pienses! ¡Estúpido!
Sigue al líder sin rechistar
como un imbécil sin criterio.
No molestes, obedece,
a ti te toca callar.
No pienses, obedece,
pensar...
te hace libre,
pero te puede matar.


Yo solo quiero besarte (poema de juventud)




Es tanta la mentira, y yo aquí pensando,
mudo, sin saber que decir,
aunque las cabezas se revienten contra el asfalto,
Es todo tan difícil, podría ser tan fácil.
Los hampones se ponen traje de hombre honrado,
Los honrados, ¡ay los honrados!
Están, como yo, sí como yo,
cobardes, indolente, pasivos,
 reventándome los oídos,
viendo la sangre ante mis ojos
brotar del negro petróleo.
¿Acaso es negra la sangre?



La gente muere en la calle
y yo solo quiero abrazarte…
Aquí estoy triste y solo,
Me siento desfallecer
defraudado conmigo mismo,
viendo la gente corriendo,
huyendo de la muerte,
o encontrándola al primer tropiezo…
Contengo el aliento,
sin que mi voz salga de mis labios,
no hay peligro,
mi voz no se la llevará el viento.


Yo en silencio,
todo lo veo en el televisor,
triste por mi cobarde pasividad de televidente,
que sabe de los acontecimientos
sin alterar su mente.
Nefasto el tacto del papel moneda
que paga las voluntades
de cualquier payaso
y lo hace presidente,
títere de cabeza hueca
que ladra si su amo se lo pide.
Yo, yo solo quiero besarte…


viernes, 25 de enero de 2019

Reseñas de Magdalenas sin azúcar en Google Books, todas de 5 estrellas



Magdalenas sin azúcar continúa dándome alegrías.
Hace unas semanas publicaba algunas de las muchas valoraciones de Magdalenas sin azúcar procedentes de diversos países y publicadas en Amazon, todas con la máxima valoración: Cinco estrellas.

 Hoy voy a hacer lo mismo, pero, con las reseñas de Google Books, también todas de cinco estrellas, son muchas y podría publicarlas por separado, pero no quiero estar muy pesado, porque si sumamos reseñas en blogs literarios, en Amazon y Google, son muchas, muchas, y todas en el mismo sentido. 

A todos aquellos que os habéis molestado en perder unos minutos de vuestro tiempo en dar vuestra opinión sobre Magdalenas sin azúcar:
¡Muchas gracias! 

 Al mismo tiempo que aprovecho para animar a quien quiera hacerlo, agradeciéndolo de antemano.




Las 12 valoraciones en Google Books:


Reseña de usuario 1

La lectura no pierde interés en ningún momento. La habilidad narrativa del autor conecta con las emociones de los lectores, involucrados en el desarrollo de los conflictos que viven los personajes, manteniéndose la tensión hasta el final.
La historia, que transcurre en el ambiente rural y abarca años de la posguerra, resulta desgarradora ante las extremadas situaciones de crueldad que se presentan, entremezclándose sentimientos de amor, venganza, ternura, ansia de libertad… Sin ser una novela histórica, retrata de forma descarnada una época a través de las vivencias de esos vencidos cuyo rastro en muchos casos es difícil recuperar, quedando apenas testimonios que no han querido borrar la memoria de sus ancestros. El autor deja que sea el lector quien descubra esas claves sutilmente entretejidas en la trama que dan respuesta al interrogante inicial: ¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?
En este ambiente de represión se debate el amor, el miedo, la ocultación, el dolor y el ansia de libertad. La autenticidad de los hechos en que se basa esta historia densa, llena de realismo y acción, infunde vida a estos personajes que luchan por poder elegir sin miedo, por vivir en paz.

Reseña de usuario 2

Magdalenas sin azúcar fue, creo, un título sugerido por una mujer. Sin duda, el mejor posible. Un gran libro, necesario, y una dura pero maravillosa lectura. Altamente recomendable, en especial para cualquier hispano y junto con el anterior Los Manuscritos de Teresa Panza. La confirmación de su autor como un gran escritor.

Reseña de usuario 3

He leído Magdalenas con azúcar en una semana. Considero que es un merecido homenaje a aquellas personas que perdieron la guerra, muchas la vida, otras tantas su libertad personal y todas ellas sus justos derechos. He disfrutado muchísimo con la lectura. La recomiendo sin duda alguna.
Reseña de usuario 4

Excelente libro, me ha gustado tanto que el primero lo compre en ebook y he pedido uno en papel firmado por gran autor Paco Arenas. Lo recomiendo encarecidamente.

Reseña de usuario 5
Me ha gustado muchísimo “Magdalenas sin azúcar” he aprendido con ella, he sentido y he vivido a los personajes como si yo estuviese dentro de la novela, el alma encogida, risas y llanto, miedo y más ganas que nunca para luchar por la libertad y por los derechos….
¡¡Una gran novela!! Muchas gracias Paco
“Hay dos tipos de personas, los que viven del sudor de su frente y los que viven del sudor de el de enfrente”

Ángeles H.

Reseña de usuario 6

Como todo el mundo, los personajes que pueblan esta novela aspiran solamente a vivir en paz, sin mentiras, ni secretos. Pero la realidad que los rodea, más que su voluntad, va a determinar su destino. Los obligará a disimular secretos terribles y a mentir hasta a los seres que les son más queridos.
El autor busca sin cesar la complicidad del lector, lo invita a tomar parte activa en una trama que se desarrolla delante de sus ojos. Lo hace compartir los miedos, los tormentos y las inseguridades de los protagonistas. Una empatía fuerte nace entre ellos. A su lado, el lector enfrentará los dramas exteriores, los conflictos interiores que los desgarran. Pero vibrará también al son de las esperanzas que los habitan.

Reseña de usuario 7

Un autor digno de leer y disfrutar de su expresión bien relatada como si estuvieras en su piel. Cada lectura de él me gusta más. Magdalenas sin azúcar debería estar en todos los hogares.

Reseña de usuario 8

Es el primer libro que leo de este autor, lo compré en la Feria de Valencia, me costó decidirme por él, puesto que iba con intención de comprar otro de una conocida escritora, al final me llevé los dos, Magdalenas sin azúcar dedicado por su autor.
Me despisto al principio el prólogo, pero conforme te vas adentrando en la lectura vas viendo que nada se deja al azar, que todo juega su papel necesario. Sus casi cuatrocientas cincuenta páginas te dejan con ganas de más, al contrario que otras que 500 páginas se agradecería que fuesen 200, esta novela es, al contrario, siempre pasa algo que provoca que desees tener ese momento de volver a cogerla. Manteniendo las intrigas, puesto que son varias, y la curiosidad hasta el final. No es necesario volver hacia atrás, pero en más de una ocasión te apetece volver, saborear esas metáforas que el autor sutilmente va deslizando para mantener la inquietud necesaria. Los temas delicados, como la homosexualidad, la infidelidad o el erotismo, nos lo hace ver desde el interior de los personajes de una manera tan natural que hace ponerte en su lugar He sido María, Miguel, Felipe, Antonia y sobre todo Clara. He llorado, he reído, he sufrido y me han entrado ganas de muchas cosas. Hacía mucho tiempo que un libro no despertaba tantas emociones en mí, como estas Magdalenas sin azúcar, tal vez Los santos inocentes. Sinceramente creo que Paco Arenas dará mucho que hablar. 

Reseña de usuario 9

Comenzar a leerlo un domingo por la tarde y ya estaba atrapada, el mismo prólogo entriga, lees y relees, porque sabes que no es una novela más. Cantas como ese jilguero que canta mal pero canta mucho para compensar. Ríes junto a Felipe, sientes la rabia de Clara, te pones en la piel de María, quieres ser Antonia, Miguel y convertirte en deseo adolescente. Eres más mujer, porque te das cuenta de que hubo un tiempo en que ser mujer era casi un pecado, y si además pensabas, todavía más. Paco Arenas me ha acercado a las historias que me contaba mi abuela Anastasia, porque esas cosas no solo han pasado en Juncos, sino en toda España, me atrevería a decir que en todo el mundo. Llama la atención la ternura que desprenden los personajes, esos momentos de intimidad, de miedos culpas e ilusiones, como cualquier escena se nos muestra como algo natural, sin que nos escandalicen. Llorar, reír, sufrir, disfrutar y ansiar llegar a casa para seguir leyendo, pocas novelas lo han conseguido, esta sí. 

Reseña de usuario 10

Magdalenas sin azúcar de Paco Arenas es una novela extraordinaria porque lo es también la historia que cuenta y sus personajes. En definitiva, son los personajes extraordinarios los que cuentan historias extraordinarias. Magdalenas sin azúcar nos traslada la desesperación, el miedo y la esperanza de los vencidos en una época de la historia de España sumergida bajo las aguas. Es difícil captar el alma de una novela en una sola frase. "Felipe pensó que la guerra había acabado, que había llegado la paz. Se equivocó, sólo llegó la victoria y con ella el verdadero dolor de los vencidos".
Una lectura muy recomendable.

Reseña de usuario 11

Magdalenas sin azúcar, es un libro que nos lleva hacía nuestro propio pasado, revivir nuestra propia vida, la de nuestros padres, sentir sus miedos, sus emociones y sentimientos, sufrir sobre nuestra propia piel la injusticia padecida por ellos; pero, también sus anhelos y esperanzas, el amor y tratado de manera tan tierna que eres capaz de enamorarte de la persona que los personajes. Incluso, el erotismo lo reviste de ternura y sensibilidad, como dice el prólogo, en todas sus formas, también la homosexualidad, que nos la muestra como algo totalmente natural, sin provocar ningún tipo de morbo. Las metáforas que esconde son extensas y comprensibles cuando has terminado el libro, porque las pistas están dosificadas de manera sutil, para que impregne ese amor a la libertad de los personajes tu propia piel, tu sentir. Me recuerda mucho a Los santos inocentes, pero también a La voz dormida.
Es diferente, yo no entiendo, pero creo que es una gran novela difícil de catalogar, puesto que tiene todo y todo te provoca sensaciones intensas. 

Reseña de usuario 12

Pocas veces una novela me había atrapado tanto como Magdalenas sin azúcar.
Casi desde la primera página nos envuelve en el mundo interior de sus protagonistas, vemos con sus ojos, reímos o lloramos con María o Felipe, sentimos la rabia de Clara, nos enamoramos como Miguel o Antonia. Nos traslada a un pasado con heridas que supuran todavía, cuando deberían estar cerradas y curadas. Heridas que deben cerrarse con la dignidad que merecen las víctimas. Novela muy recomendable para quienes realmente quieran sentir las emociones, tan duras en momentos como llenas de una ternura infinita, de los personajes. Especialmente extraordinaria y natural la forma de tratar este autor el tema de la homosexualidad y el erotismo. Y a la vez conocer la verdad y miedos de los vencidos, no solo en la guerra incivil española, sino en todas las guerras, y ello nos ayude preguntarnos sobre el amor y la libertad en la profundidad que merecen.  

DISPONIBILIDAD: En cualquier librería de España a través de Azeta distribución, y de Gandhi en México.   En portales de Internet: Amazon 
o a través del correo electronico:
 fmarenas@hotmail.com
Muchas gracias a todos. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...