lunes, 30 de marzo de 2020

El hombre que vivió en el mar- Capítulo 3º - Donde cuenta Lázaro su relación con la dama en clausura, repudiada por su esposo después de haber parido siete hijas, alegando no haber consumado matrimonio … Novela completa en PDF por capítulos

 💪💪#YoMeQuedoEnCasa, #VolvereAPisarLasCalles



El hombre que vivió en el mar 


Novela completa por capítulos en PDF, descarga libre.  Adaptación del libro MÁS PROHIBIDO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA (310 AÑOS). En estos días de clausura, además de publicar relatos, voy a regalar una de mis novelas adaptadas completa, por capítulos, en formato PDF, ya que durante estos días no mandaré ningún libro físico a ningún lado, en solidaridad con libreros y repartidores.


 Para descargar en PDF este capítulo pincha 👉 AQUÍ👈


Capítulo III


Donde cuenta Lázaro su relación con la dama en clausura, repudiada por su esposo después de haber parido siete hijas, alegando no haber consumado matrimonio




Para descargar en PDF el ✍️Capítulo 1º pincha  👉 AQUÍ👈


Para descargar en PDF el ✍️Capítulo   2º pincha 👉 AQUÍ👈

Para descargar en PDF  el ✍️Capítulo   3º pincha 👉AQUÍ👈




Próximo capítulo:

Capítulo IV 

 En que da cuenta Lázaro de la amistad que tuvo en Toledo con unos tudescos, y lo que con ellos pasaba.







[

sábado, 28 de marzo de 2020

El gato en el puchero- #YoMeQuedoEnCasa, #UnCuentoCadaDia


 Inspirado en hechos reales

#YoMeQuedoEnCasa, #UnCuentoCadaDia, #PacoArenas


Eran tiempos de posguerra, pan negro, cuando lo había, lentejas viudas, y habichuelas sin chorizo. Los pollos del corral, si los había, se guardaban para ocasiones especial cual manjar exquisito. Las gallinas se mataban cuando dejaban de poner huevos, y los huevos que daban se vendían para poder comer pan y tocino. El hambre era la fiel compañera en muchos hogares, y los gatos una pieza de caza, que no en pocas ocasiones terminaba ocupando el lugar del pollo o el conejo en el puchero, y que todos comían con gusto, en muchas ocasiones sin llegar a saberlo.

  Pedro y Juan eran dos hermanos mellizos de poco más de ocho años. Su padre aquella noche cazó un gato tan descuidado como confiado en aquella casa donde pocos días tenían el placer de comer carne, y ni las ratas se acercaban por no tener nada que medrar. Eduvigis y Conrado, aquella noche se acostaron muy contentos, disfrutando del placer del lecho con alegría. Al día siguiente, el arroz no sería viudo de carne. Al pobre animal tras el estacazo lo despellejaron y lo tuvieron colgado al relente toda la noche hasta después del amanecer, para que así, al día siguiente no estuviera tan duro.

Su madre lo puso en un puchero muy grande, con verduras y nabos, arrimándolo a las ascuas y ceniza de paja, para que se fuese cociendo a fuego muy lento:

—Ayer trajo vuestro padre un conejo del monte, está muy granado y muy duro, así que debe estar mucho tiempo cociéndose. Cuidar que no se salga el caldo, para poder echar después el arroz, y también que no se quedé sin caldo, en el momento de que esté a mitad lo quitáis de la lumbre y ya después echaré yo el arroz.

—Madre, no se preocupe usted. Nosotros cuidaremos bien del puchero —contestaron casi a dúo.

—Me fío de vosotros. Hoy comeremos arroz con conejo, cuidad bien el puchero.
Los padres y los hijos mayores se marcharon a trabajar al campo con la alegría, que aquel día comerían como antes de la guerra, arroz con conejo, los muchachos y gato escaldado lo padres.

Los dos hermanos sospechaban que gato, porque su madre, las escasas veces que conseguía su padre un conejo, echaba al puchero hasta la cabeza, cuando era gato no. Para ellos era gato, porque así se lo habían repetido internamente, tuviera cabeza o no, fuesen las costillas planas o redondas:

—Menudo conejo más hermoso tenía que ser —dijo uno de los chiquillos.

—Huele que alimenta —dijo el otro.

—Ya está mediado el puchero, vamos a sacarlo para cuando venga madre le eche el arroz…

Y lo sacaron, apartándolo a un lado de la chimenea. A mitad de mañana, que era, el hambre y el aroma del puchero, comenzaba a provocar en sus fosas nasales el más delicioso aroma a conejo de campo, con aromas de romero, tomillo y espliego. Quisieron no caer en la tentación y se salieron a la calle a jugar, hasta la calle llegaba el aroma. Después, decidieron poner cepos para cazar gorriones, todo con tal de olvidarse de aroma del conejo y del reclamo de sus tripas.  Imposible, cada vez que se acercaban a la lumbre a arrimar ascuas, y destapar el puchero, el aroma del gato cocinado, cada vez resultaba más concentrado y apetitoso. Pedro miraba a Juan, y Juan a Pedro, los dos al puchero.

— ¿Y sí...? —Se atrevió a hablar Juan, el menor en estatura, puesto que eran mellizos, no gemelos.

—Pues yo creo que… —insinuó Pedro. Sin que ninguno de los dos necesitase decir lo que pensaba, tal vez porque dormían en el mismo colchón.
—Una tajadilla de los riñones, no creo que se note mucho —apuntó Juan.
Ni cortos ni perezosos se abalanzaron sobre el puchero, primero con prudencia, después con ansia. Cuando se quisieron dar cuenta no quedaba ni rastro del gato. Sólo entonces, se percataron de la situación. Sus padres y hermanos cuando llegasen del campo cansados no tendrían nada que comer aparte de caldo y las verduras con arroz.

— ¿Y ahora qué?  —Preguntó Juan, limpiándose la barbilla, con gusto y a la vez preocupación.

—Pues no sé.  Como no cacemos el gato de don Pascual, el cura, que anda siempre detrás de nuestra gata…

Para que decir más. Ambos hermanos pusieron manos a la obra, sin que les resultase difícil atrapar el gato del cura. Bien hermoso era, mucho más grande que el que antes estaba en el puchero, puesto que este estaba tan bien alimentado como su amo el cura. Muy contentos, tras arrearle un fuerte estacazo, dándolo por muerto, sin despellejar ni nada, porque no sabían, lo metieron en el puchero. El gato al notar el escaldado recuperó el conocimiento animal y de un   salto salió del puchero. Juan que tenía todavía el garrote en la mano, le dio tal garrotazo en la cabeza, que dejó el gato panza arriba. De nuevo fue al puchero. No parecía que el pobre animal estuviese del todo muerto y de vez en cuando, cada vez con menos fuerzas intentaba salir del fuego.

—Que sale, que sale, que se le ven los ojos… —gritaba Pedro.

—Qué salga, que salga si es valiente…, anda sal gallina…—animaba Juan al pobre gato a salir, pero ya resignado, ni salió el gato, ni tampoco la gallina.

El gato terminó por resignarse a ser escaldado y comido. Ya bien escaldado y cocido, el gato no arañaba y se dejó despellejar y trocear, siguiendo y logrando un muy sustancioso caldo. No era cuestión de hacerle ascos, sino de comer arroz con conejo, y eso comieron, aunque bastante más tarde, pues cuando llegaron sus padres y hermanos, el conejo todavía estaba más duro que un mazacote puesto al sol; pero, como siempre se ha dicho en estas tierras manchegas del sur de Castilla, «hambre que espera hartura, no es hambre ninguna».

 Y como tuvieron la precaución de apartar el caldo del primer gato, tuvieron arroz con conejo para dos días seguidos.

El hambre es muy mala, auténtica carrera al infierno, Aquel día fue día de satisfacción en la casa, puesto que todos sus hermanos y sus padres comieron arroz con conejo, menos ellos, que ya habían quedado satisfechos.



viernes, 27 de marzo de 2020

El hombre que vivió en el mar- Capítulo 2º En que da cuenta Lázaro de a su amistad con Juanelo y su hombre de palo. Novela completa en PDF por capítulos

 💪💪#YoMeQuedoEnCasa, #VolvereAPisarLasCalles

El hombre que vivió en el mar
💪💪#YoMeQuedoEnCasa, #VolvereAPisarLasCalles


El hombre que vivió en el mar 


Novela completa por capítulos en PDF, descarga libre.  Adaptación del libro MÁS PROHIBIDO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA (310 AÑOS). En estos días de clausura, además de publicar relatos, voy a regalar una de mis novelas adaptadas completa, por capítulos, en formato PDF, ya que durante estos días no mandaré ningún libro físico a ningún lado, en solidaridad con libreros y repartidores.
✍️Capítulo  2º

En que da cuenta Lázaro de a su amistad 

con Juanelo y su hombre de palo.


PDF PARA DESCARGAR 👉 AQUÍ👈


Para el primer capítulo

✍️Capítulo 1º


En que da cuenta Lázaro de sus ingenios para vivir 

cual marqués en Toledo, siendo pregonero.

PDF PARA DESCARGAR👉 AQUÍ


✍️Capítulo 3º


Donde cuenta Lázaro su relación con la dama en clausura, repudiada por su esposo después de haber parido siete hijas, alegando no haber consumado matrimonio…

PDF PARA descargar pincha AQUÍ


Para descargar en PDF el ✍️Capítulo 1º pincha  👉 AQUÍ👈

Para descargar en PDF el ✍️Capítulo   2º pincha 👉 AQUÍ👈

Para descargar en PDF  el ✍️Capítulo   3º pincha AQUÍ

miércoles, 25 de marzo de 2020

El hombre que vivió en el mar- Novela completa en PDF por capítulos- Capítulo I 💪💪#YoMeQuedoEnCasa, #VolvereAPisarLasCalles

El hombre que vivió en el mar
💪💪#YoMeQuedoEnCasa, #VolvereAPisarLasCalles


El hombre que vivió en el mar 
Novela completa por capítulos en PDF, descarga libre.  Adaptación del libro MÁS PROHIBIDO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA (310 AÑOS). En estos días de clausura, además de publicar relatos, voy a regalar una de mis novelas adaptadas completa, por capítulos, en formato PDF, ya que durante estos días no mandaré ningún libro físico a ningún lado, en solidaridad con libreros y repartidores.

Capítulo Iº

PDF PARA DESCARGAR AQUÍ

lunes, 23 de marzo de 2020

Enseñar al que no sabe #YoMeQuedoEnCasa, #UnCuentoCadaDia, #PacoArenas



Como se suele decir en el sur de Castilla, caía un sol de justicia. ¿Podría ser de otro modo, estando en la Mancha y siendo agosto?

 Pedro Haro, un pastorcillo de no más de nueve años, se encontraba cuidando sus ovejas y cabras en medio de un añojas, pensando en acercarse hacia un ribazo próximo, donde una hermosa encina centenaria, daba una más que generosa sombra.  Estaba muy cansado, después de caminar toda la mañana detrás de las ovejas.   En ocasiones, como si estuviera en el desierto, el sol le provocaba espejismos. Eso pensó aquella tarde. Una gran nube de polvo se acercaba por el camino a la velocidad de un rayo. Al llegar a su altura se detuvo, y él con la garganta rociada de polvo, echó mano al botijo.

 Lo movió. Casi no quedaba, echó un trago, reservando otro hasta que llegase a un pozo próximo donde daría de beber al rebaño, y al mismo, tiempo llenaría el botijo. Pero antes quería descansar bajo aquella hermosa encina. Cuando el polvo cesó de entre la nube, pudo divisar una moto y un sacerdote que descendía de la misma y se acercaba en dirección a dónde se encontraba él. Volvió a guardar el botijo en las aguaderas del borrico y se quedó mirando al recién llegado.

—¡Buenas tardes, muchacho! —Saludo el sacerdote, quitándose las gafas y limpiándose el polvo de la cara.

—¡Buenas tardes, señor cura! ¿Se le ofrece algo?

—Pues, sí. He visto que guardas un botijo —dijo el sacerdote limpiándose nuevamente la frente de sudor.

—Es verdad, sí. Tengo un botijo con el agua más dulce que las almendras y más fresca que un charco en enero —, contestó el pastorcillo.

—Pues dame que eche un trago de esa agua tan dulce y fresca que estoy más seco que el cogote de san Pedro.

—No, señor cura – contestó el pastorcillo moviendo la cabeza de un lado a otro.

— ¡Descarado! ¿No sabes que hay un mandamiento de la Ley de Dios que dice darás de beber al sediento?

Por primera vez se alteró el sacerdote, acostumbrado, como estaba a que sus deseos fuesen de inmediato complacidos.

—Sí, señor cura, sí. Pero hay otro más importante ¿Enseñar al que no sabe?  Y usted cuando mi padre, que es su vecino, le dijo que sí me podría enseñar a leer, le dijo que eso había que pagarlo —replicó el pastor señalando un cruce de caminos —. ¿Lo conoce?

—¿A tu padre o al mandamiento? No sé.  El mandamiento ese no.  Soy sacerdote, soy como si fuese tu padre…—contestó el cura.

—Pare usted ahí, quieto, no vaya usted por esa senda, que yo soy hijo de un solo padre. En cuanto a lo otro, pues miré por dónde, yo se lo enseño y le doy la solución.  Allí está la fuente, no es dulce, y cerca el pozo de agua dulce como las almendras.

—Pero tú tienes un botijo con agua fresca, ¿no pretenderás que vaya hasta allí con el calor que hace? 


—Si no va usted, tendré que ir yo después, yo tengo que trabajar, y usted no suda nada más que cuando pasea o está con la criada.

—Tendrás poca vergüenza...

—Más que usted. Yo le he enseñado el camino, con todo mi respeto.  Si quiere beber ya sabe. ¡Ah! Y tenga cuidado no se caiga al pozo, mejor si se arremanga las sayas...




Puedes comprar el libro completo en o leer parte en Esperando la lluvia-Cuentos al calor de la lumbre 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...