viernes, 19 de octubre de 2018

La Celestina: Por primera vez en la historia un clásico del siglo XVI llega al TOP 100 de España, Estados Unidos y México


Por primera vez en la historia entra un clásico escrito en el siglo XVI en los primeros puestos en el TOP 100 de Amazon, en España, México y Estados Unidos.
Se trata de LA CELESTINA, de Fernando de Rojas, adaptada por mí al castellano actual va a hacer tres años en enero.

En España durante todo el día de ayer y lo que va de hoy, oscila entre el n.º 24 y el n.º 30, del ranking general y
 n.° 1 en Libros > Literatura y ficción > Ficción clásica,
 n.° 1 en Tienda Kindle > eBooks Kindle > Guías de estudio y repaso y
n. ° 1 en Tienda Kindle > eBooks Kindle > Literatura y ficción > Ficción clásica.

En Estados Unidos ocupa también lugares destacados:

Amazon Best Sellers Rank: #15,027 Paid in Kindle Store

#1 in Kindle Store > Kindle eBooks > Foreign Languages > Spanish > Guías de Estudio y Revisión
#5 in Kindle Store > Kindle eBooks > Foreign Languages > Spanish > Literatura y Ficción
#22 in Kindle Store > Kindle eBooks > Literature & Fiction > Foreign Language Fiction > Spanish

Mientras que en México ocupa el 139 del TOP general y el puesto nº 7 de Clásicos ficción.


    En mi opinión, creo que es algo a tener en cuenta, aunque sea algo que dura tan solo unas horas. Ese es uno de los sueños de cualquier escritor, yo tengo tres novelas publicadas y si bien, especialmente con la última MAGDALENAS SIN AZUCAR estoy consiguiendo buenos resultados, lo más cerca que he llegado a estar es ligeramente por encima del nº 1000; aunque, en su categoría de Ficción histórica ha estado por debajo del puesto nº 500, y en Amazon.com, rozó el nº 200 de ficción en español, gracias al apoyo de las gentes de Puerto Rico, especialmente de Juncos, donde son muchos los lectores, entre otros motivos, porque está prologada por un prestigioso catedrático de literatura de la Universidad de Río Piedras, don Jaime Flores Flores, el otro motivo porque el lugar donde transcurre la acción es en Juncos, no en la ciudad de Puerto Rico, sino en un pueblo que está ahora bajo las aguas del pantano de Alarcón, en la provincia de Cuenca, y que se corresponde geográficamente con Gascas.
Espero que la noticia sea de su interés
A continuación, les dejo las capturas de pantalla y los enlaces para que lo podáis  ver:

Enlace España  Amazon.es 



Enlace Estados Unidos



Enlace México





miércoles, 17 de octubre de 2018

Reseña de Nieves Michavila Gómez sobre Magdalenas sin azúcar


Todo un honor que mi amiga y escritora María Nieves Michavila Gómez, ganadora del Premio Hispania de Novela Histórica, con su novela Alfonso XII y la corona maldita, haya escrito esta excelente reseña sobre Magdalenas sin azúcar en su blog.


La historia vive aunque pretenda enterrarse


Como escritora y amiga de Paco Arenas, estaba muy expectante por leer Magdalenas sin azúcar, una novela en la que él tenía puesta mucha ilusión, y más después de haber sido preseleccionada en un importante certamen literario que quizá con el tiempo se arrepienta de no haber concedido el premio a esta novela, agotada su primera edición en un tiempo récord,  recibiendo excelentes críticas dentro y fuera de España.

Presentación de Magdalenas sin azúcar en la Casa de la Cultura de Burjassot (18 mayo 2018). Con Antonio Andújar Castro y Nieves Michavila
La lectura no pierde interés en ningún momento. La habilidad narrativa de Paco Arenas conecta con las emociones de los lectores, involucrados en el desarrollo de los conflictos que viven los personajes, manteniéndose  la tensión hasta el final. La novela ha sido prologada por el catedrático de Puerto Rico Jaime Flores, que da nombre a uno de los personajes, al igual que su pueblo, Juncos, al imaginario de Cuenca donde se desarrolla la principal parte de la acción.

Paco Arenas en la Feria del libro de Lliria (abril 2018).

La historia, que transcurre en el ambiente rural y abarca años de la posguerra, resulta desgarradora ante las extremadas situaciones de crueldad que se presentan, entremezclándose sentimientos de amor, venganza, ternura, ansia de libertad… Sin ser una novela histórica, retrata de forma descarnada una época a través de las vivencias de esos vencidos cuyo rastro en muchos casos es difícil recuperar, quedando apenas testimonios que no han querido borrar la memoria de sus ancestros. El autor deja que sea el lector quien descubra esas claves sutilmente entretejidas en la trama que dan respuesta al interrogante inicial: ¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?

Con Paco Arenas en la Feria del libro de Alfafar (abril 2018).
  
En este ambiente de represión se debate el miedo, la ocultación, el dolor, el ansia de libertad y el amor. La autenticidad de los hechos en que se basa esta historia densa, llena de realismo y acción, infunde vida a estos personajes que luchan por poder elegir sin miedo, por vivir en paz. Espero, Paco, de corazón, que tus sueños se hagan realidad.

martes, 16 de octubre de 2018

Días de sueños y esperanzas, de frustraciones y desengaños



Días de sueños y esperanzas por cumplir, de sueños rotos y tristezas, de cansancio y de ganas de luchar, de estar intentando cruzar la frontera y al mismo tiempo buscando mi yo interior. Siendo fuerte y a la vez vulnerable. Sin miedo y con mil temores, sabiendo que soy el más débil y el más fuerte. Como siempre con más dudas que certezas, pero con esas pocas certezas meridianamente claras hasta el próximo charco o chasco. Agradecido a esas personas que siempre lo han intentado y a pesar de sus limitaciones han logrado subir los escalones, no importa uno o veinte, no porque tengan fuerzas, sino porque saben que si se paran caen rodando escaleras abajo. Soy consciente de que, como también dijo alguien, las batallas pérdidas son las que no se dan, nunca hay que darse por rendido antes de intentarlo, y tener miedo no es de cobardes, quedarse sentado sin hacer nada, sí.


En estos últimos meses he aprendido muchas cosas, entre ellas, como dijo un ignorado sabio, que no sé casi nada. Hoy me siento con ganas de caminar hacia no sé dónde, de subir esas escaleras que antes subía de dos en dos o de tres en tres, como los granos de uva del Lazarillo, y ahora subo agarrándome a la barandilla, pero subo, a pesar del dolor de riñones, subo. Sin miedo a no llegar, porque no intentarlo ya es un fracaso y no tengo tiempo para pensar si puedo o no puedo, porque en cualquier momento puedo llegar a la meta de toda persona, y nadie sabemos cuál es el último escalón que subiremos; por tanto, subamos, bajemos o caminemos sin perder la sonrisa y si nos duelen las rodillas o el alma, ignoremos esas dolencias, que cuando dejemos de caminar, cuando demos el último paso, tendremos tiempo de descansar.


lunes, 15 de octubre de 2018

12 de octubre 1492



Cuando llegaron aquellos, ellos ya estaban allí, no necesitaban ser descubiertos, ni avergonzarse por sus senos al aire, no era pecado su libertad desnuda, el pecado estuvo en los ojos de quienes se escandalizaron y, al mismo tiempo, se otorgaron el derecho a taparlos, a poseer aquellos bellos cuerpos sin permiso.
Cuando llegaron aquellos, ellos no necesitaban una lengua nueva que aprender, tenían las suyas propias y se entendían a las mil maravillas sin necesidades de gramáticas ajenas.
Cuando llegaron aquellos, ellos tampoco necesitaban un nuevo dios, ellos tenían los suyos propios, no necesitaban morir para salvarse del infierno, puesto que no tenían infierno y vivían en el paraíso, el infierno llegó cuando llegaron aquellos.

Cuando llegaron aquellos, ellos no necesitaban ser marcados como bestias para saber quiénes eran, ellos ya tenían su identidad y sabían sus nombres y que no pertenecían a ningún señor.
Cuando llegaron aquellos, ellos tenían oro y tierras que les daban todo cuanto necesitaban, tenían sus dioses y sus culturas, y todo les fue arrebatado, no para mejorar su modo de vida, tampoco la vida de quienes en España pasaban hambre, que siguieron pasando hambre por siglos. Todo lo robado no fue para engrandecer una nación, solo para engordar las arcas de sus reyes y nobles, para guerras de religión, para aplastar al pueblo, no solo a los de allá, sino también a los de aquí.
No estoy de acuerdo cuando se dice "nada que celebrar", yo celebro tener como amigos a muchas gentes de allá que al igual que los de aquí, sabemos que somos hermanos, no por la raza, no por la lengua, sino por la cultura y las culturas, sabiendo que quienes les robaron a ellos, también nos robaron a nosotros, y que aquellas nefastas monarquías hispánicas continúan siéndolo en la actualidad, y que no pedirán perdón, ni allá ni acá, ni aquí ni allí. Y también, por tanto, no merecen ser perdonados, ni los de entonces ni los de ahora.


jueves, 11 de octubre de 2018

Estrellas y cedros sobre fondo blanco-Antonio Andújar Castro- Reseña

Palmira


He leído este libro con especial inquietud, alternando el viaje de Daniel, Beatriz y Cesar a la Siria de antes de la guerra y la actual.  Sí, el autor, de la mano de Daniel, nos adentra en otra Siria diferente a la que vemos actualmente en los noticiarios. Antonio Andújar Castro nos hace viajar con él experimentado sus sensaciones en aquellos no tan lejanos tiempos en los cuales Siria y Líbano eran destinos más que recomendables para viajar y sumergirnos en otras culturas que conviven con la rica cultura árabe.

El autor nos muestra el lado humano de un destino ahora imposible y arriesgado, nos hace reflexionar sobre Ahmed, el niño de la portada ¿qué habrá sido de él, de su sonrisa limpia e inocente, de sus risas, de su hospitalaria familia? ¿Qué será de Aisha, Hasan, Essam, Fátima, Amir…?  Pensar sobre aquellas gentes de generosa mano extendida, ahora sufriendo una guerra de la que ellos no son culpables, sino la avaricia de unos, el fanatismo de otros y la indiferencia de la mayoría.

Pero también nos adentramos con Daniel y Beatriz en la bulliciosa Damasco, ahora asolado, en el maltratado Alepo, antes bello e interesante destino cultural, Palmira, en Beirut, pero también en aldeas  donde perderse tranquilamente y tomar un hospitalario té, hablar y disfrutar de la amigable charla de sus gentes. Hacemos un viaje desde nuestro sofá experimentando y viendo a través de sus recuerdos aquellas tierras, saboreando su gastronomía nos adentramos en su historia, su cultura  y tradiciones de manera creciente, anhelando que algún día podamos reír al lado de otros Ahmed, porque si una cosa provoca este libro es el poder viajar a esas tierras y empaparnos hasta el tuétano de todo lo que vivió Daniel, o Antonio Andújar Castro, tal vez mirar con los ojos curiosos  de Clara toda la esperanza y vida que queda ahora borrado por el ruido de las bombas.  La maestría de Antonio Andújar nos ha permitido ver más de una Siria, mucho más que un Líbano.

Niños sirios en un campo de desplazados con Estrellas y cedros sobre fondo blanco

Muchas gracias Antonio por este viaje virtual a través de Estrellas y cedros sobre fondo blanco, a Siria y Líbano; pero también por ese toque a la conciencia y por tu aportación generosa, ya que los beneficios de este libro van para ayudar a los niños que se encuentran en los campos de desplazados en Siria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...