jueves, 27 de diciembre de 2018

Luna llena sobre Cuenca



A medida que caminas intentas imaginar aquel viejo puente gótico por el cual trotaban hasta caballos con sus jinetes, carretas tiradas por mulas o bueyes, ahora solo turistas despistados que huyen del sol estival del mediodía, que buscan la foto del icono que algún despistado todavía llama casas «colgantes».   Cual barbaros del norte arrasaran las tiendas buscando el «suvenir», que al igual que los locutores de la televisión, en su estúpida ignorancia, llamaran manchego. No es sobre las tierras de la Mancha donde se yergue la «Mesopotamia» de Castilla, que es en tierra serrana, sin que por ello menosprecie a la comarca hermana de la Mancha. Dicen que, también hubo un día en el que anidaron golondrinas, y que hacían sus nidos durmiendo con placidez a su sombra, ahora, a no ser que estuvieran sordas...

Ahora, en el invierno, hasta la noche se vestirá de blanco, pero ya, ni caballos, ni las trepadoras cabras caminaran por el Puente de San Pablo, dando la espalda a lo que ahora es un lujoso establecimiento hostelero.   
Cuenca, siempre Cuenca.

Paco Arenas

Mis libros:

Magdalenas sin azúcar

Los manuscritos de Teresa Panza

Caricias rotas

Esperando la lluvia-Cuentos al calor de la lumbre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...