martes, 1 de enero de 2019

Buenos deseos para el 2019 y venideros.



Mi primer deseo es para desear que ninguna persona,  que ningún niño, que ninguna mujer sienta miedo a ir solo o sola por la calle, por donde quiera, de día o de noche, ni sea víctima de la violencia, ya son demasiadas las lágrimas derramadas por la violencia machista y otras violencias adyacentes y en algunos casos consentidas o disculpad as por algunos sectores de la sociedad y de quienes tienen la potestad de juzgar a los culpables,  no más manadas ni jueces cómplices.

Mis primeras esperanzas es que nadie tenga que derramar una sola lágrima sino es de alegría. 

Sueño, quiero y deseo que mis hijos vivan en un país que sea plenamente democrático, donde la tolerancia sea la regla y no la excepción.  Ojalá este 2019 sea el inicio y el final de esa transición necesaria hacia una democracia de verdad en la que quepamos todos, y nadie sea encarcelado ni por contar un chiste, ni tampoco por poner urnas. Y sean  las urnas quienes dictaminan el futuro de las tierras y sus gentes y no jueces prevaricadores. Que sea las gentes dueñas de su destino y puedan elegir desde el alcalde de mi pequeño pueblo manchego  del sur de Castilla, hasta la jefatura del Estado, pues lo contrario no es ni justo ni mucho menos democrático.  Y que estos mismos deseos que tengo para las Tierras de España,  se cumplan también en todas las Tierras del mundo,  especialmente en ese país en el que tantos amigos tengo, Puerto Rico.

Me gustaría que jamás nadie tenga que abandonar su tierra en contra de su voluntad, y si  esto ocurriera, que a donde llegue le traten como quienes los reciben quisieran que fueran tratados sus hijos o ellos mismos.

Nadie debe ser desterrado de ningún sitio. Si alguien o algo merece el destierro son esas personas o ideas que  se dedican al sembrar  odio entre los españoles o contra los extranjeros,  nadie es mejor o peor por haber nacido en un lugar u otro, quien piense que por ser español es mejor , es un imbécil integral,  y quien piense que amar a una bandera es lo que convierte a una persona en patriota,  tanto de lo mismo.

Por tanto, mis mejores deseos  para todas las personas que sueñan y luchan, no sólo por un futuro mejor para España,  sino por un futuro mejor para el mundo entero sin distinción de raza o nacionalidad. 

Libertad, Justicia, Igualdad, Fraternidad y amor para todo el mundo, y, por supuesto para España..., donde no haya dos sin tres, y seamos por fin ciudadanos libres de una República.

Paco Arenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...