domingo, 9 de abril de 2017

Hacer el amor, no estoy hablando de joder...


Hacer el amor, libera el espíritu y rompe las cadenas de la intolerancia. Al decir hacer el amor, digo hacer el amor, no joder. Pecar con todas vuestras ganas hasta desfallecer, caer rendidos al lado de la persona amada.

Hacer el amor como quien no quiere la cosa, como cuando se abre un libro con desgana y terminas atrapado entre sus páginas y llegas al orgasmo, nada más erótico que la palabra hecha imaginación, hacer el amor, y no estoy hablando de joder.

Hacer el amor, no estoy hablando de joder, hacer el amor a vuestra esposa, a vuestro marido, a vuestra vecina, a vuestro vecino, también a ese que os mira mal por encima del hombro, y os desea lo peor, a ese también.  A ese prepotente y estirado que os niega el saludo y se cruz de acera para no percibir vuestra felicidad, a ese también…, pero solo por el rabillo del ojo, no vaya a ser que se acostumbre y os contagie su amargura.

Sí, hacer el amor, y no estoy hablando de joder.  No importa la hora o el lugar, no importa a quién, si es español o extranjero, blanco negro o amarillo… hacerle el amor, hacerle sentir todo aquello que lleváis dentro, no la rabia, no el odio, sí el amor, sí la ternura.

 Sí, hacer el amor, no estoy hablando de joder, a esos que votan a tiranos; aunque os joda. Hacerles el amor a quienes os odian, o acusan de odiar. Hacerles el amor a quienes os llaman radicales para justificar su miserable cobardía, hacerles el amor, no estoy hablando de joder. Hacerles el amor, no estoy hablando de joder, a esos que babean al ver a los parásitos disfrutar; aunque, ellos no tengan qué comer, sí hacerles el amor; porque, cada uno debe dar lo que tiene, sí, a ellos también hacerles el amor.

Hacerles el amor a vuestros hijos, no estoy hablando de joder, darle besos y abrazos, apretarlos hasta sentir el latido de su corazón, de vuestro corazón, palpitar con ellos, soñar con ellos, llorar con ellos, inhalar su aliento…

Hacer el amor, y no estoy hablando de joder, a esos que hablan de odios imaginarios, a quienes no os comprenden, a quienes os difaman, a esos también, hacerles el amor.

Hacer el amor al pobre que tiene la mano extendida, no le deis limosna, hacerle el amor, no estoy hablando de joder, para eso ya están los corruptos gobernantes, los delincuentes de traje y corbata. Al pobre, hacerle el amor, sentir su necesidad, su hambre, su angustia, preguntarle por las noches que pasa al raso, por los días que se queda sin postre, por los días que se queda sin comer...Hacerle el amor, sentir su desesperación, no le deis limosna para calmar vuestra conciencia, darles la mano para caminar juntos, para comer juntos, para luchar juntos…Hacerles el amor a los pobres, y no estoy hablando de joder.

Siempre, hacer el amor. Hacer el amor, también copulando, follando, con la persona amada, a eso que también le llaman joder.


 Hacer el amor en silencio, que no se entere ese vecino, y si no, hacer el amor a grito desgarrado hasta que los muelles del somier salten hasta el techo y las lunas del armario se rompan en mil pedazos, porque cuando alguien tiembla y grita de placer despiertan los diablos de las cloacas para transformarse en musas inspiradoras de las plumas sin tinta. Y sí, también estoy hablando de joder.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...