miércoles, 4 de abril de 2018

Prólogo y contraportada de Magdalenas sin azúcar (Profesor don Jaime Flores de la Universidad de Puerto Rico)

El profesor don Jaime Flores, galardonado por la alcaldía
 de Juncos-Puerto Rico

Es mucha la gente que se salta el prólogo de las novelas, sin embargo, son ya algunas personas las que me han indicado que les encanta el prólogo de don Jaime Flores. Por otra parte dicen que la contraportada es fundamental para decidir o intuir lo que se puede encontrar en el cuerpo de la novela. En este caso, prólogo y contraportada coinciden en parte. 

"Magdalenas sin azúcar", no sería lo mismo sin la colaboración y enseñanzas del Catedrático de lengua y literatura española Universidad de Puerto Rico, el profesor don Jaime Flores Flores.

Por tanto, no es por casualidad de que le pidiese ese prólogo que honra y engrandece "Magdalenas sin azúcar". Este campesino que, sin dejar de pisar barro, sueña palabras, tiene como uno de sus mayores motivos de orgullo, ser amigo del profesor "Jota". 

Siempre agradecido:

Paco Arenas

A continuación el prólogo y las contraportadas:

Prólogo


Jaime Flores Flores

Cuando llegó la novela a mis manos lo primero que me llamó la atención fue el título: Magdalenas sin azúcar. Pronto me percaté de la inmensa metáfora que esconde y que afecta a casi todos los personajes de la trama a lo largo de casi un siglo.

Las personas que aparecen tan solo buscan vivir en paz, sin mentiras ni secretos que ocultar. Sin embargo, la realidad cotidiana y sobre todo las circunstancias que la envuelven, más que su propia voluntad, determinan sus vidas, provocando que tengan secretos y mientan, incluso a las personas que más aman. Los personajes evolucionan psicológicamente a lo largo de la novela de manera sorprendente, están vivos.

La narrativa es ágil y sobre todo visual, el autor busca la complicidad del lector, transformándolo en un espectador capaz de ver ante sus ojos lo que sucede, no solo en el entorno, sino también en el interior de cada uno de los personajes, haciéndole capaz de sentir los miedos e inseguridades de los mismos, sufriendo o emocionándose con ellos, como ellos.

La estructura de la novela nos mantiene en tensión, ideada para no desvelar antes de tiempo los misterios que ocultan episodios clave de la misma. Resulta extraño hoy en día una novela con preámbulo y epílogo. En esta novela ambos juegan un papel muy importante, sobre todo el epílogo, que da fuerza a toda la estructura de la trama.

Magdalenas sin azúcar es una metáfora sobre la libertad y el amor en todas sus formas, condensándose dicha metáfora tanto en el título como en la pregunta con la que se inicia y culmina la historia:

«¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?»

Jaime Flores Flores

Contraportada para las diversas plataformas internacionales y Amazon.


Contraportada Editorial Letrame

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...